Rosa del desierto

La rosa del desierto también conocida como adenio, es una planta muy hermosa y resistente que se adapta bien tanto a interiores como exteriores. Se trata de un arbusto originario de África, y que a pesar de ser conocido como rosa del desierto, este arbusto no es una rosa, sino una planta suculenta caudiciforme que produce unas vibrantes flores de color intenso que recuerdan la forma de una trompeta.

A continuación veremos todos los aspectos relacionados con los cuidados de la rosa del desierto.

Características de la rosa del desierto

cuidados rosa del desierto

Nombre popular de la planta: Rosa del desierto, adenio

Nombre científico: Adenium obesum

Origen: El este de África y península Arábica

Cultivo: En interior o exterior (Principalmente en exterior)nz

Altura que alcanza: Hasta 3 metro de altura.

Condiciones climáticas para el cultivo: Temperaturas cálidas y mucho sol.

Riego y humedad: Moderado y control del exceso de humedad.

Abono: 2 o 3 veces en verano.

Hojas y flores: Posee hojas perennes y flores coloridas

 

Este arbusto es muy apreciada por sus hermosas flores que en su tipo más corriente son de color blanquecino con los bordes de color fucsia brillante, pero también podemos encontrar rosas del desierto con flores rojas, amarillas, etc.

El Adenium obesum es una planta muy utilizada en jardines ornamentales y en cultivo exterior pero, en las condiciones adecuadas se adapta perfectamente al cultivo interior, en terrazas o balcones. Las flores del arbusto varían de tamaño e intensidad del color dependiendo del cuidado y el medio ambiente, pero por lo general las flores son de aproximadamente unos 5 centímetros en bonitos tonos de blanco, rosa y rojo.

El aroma de la rosa del desierto es suave y algo dulce. Suele desprender un delicioso aroma que recuerda levemente al jazmín. El ad

Como hemos comentado hay muchas variaciones en cuanto al color de las flores, y  su crecimiento se adapta bien a los climas cálidos, con temperaturas superiores a los 10 grados. Por el noreste de África y en toda la Península Arábiga es un arbusto muy común ya que no requiere muchos cuidados y crece fácilmente.

Es importante saber que al romper sus ramas, hojas o flores, la planta elimina una savia blanquecina que es tóxica y puede causar irritación en la pie, por eso es necesario evitar el contacto con la savia y en caso de contacto, es importante lavarse bien las manos.

Consejos del jardinero: El Adenium obesum produce una savia que es extremadamente tóxica.  Asegúrate de mantener a los niños y las mascotas alejados de este ejemplar.  Para plantar o podar es recomendable utilizar guantes.

A diferencia de una verdadera rosa, el adenio es tolerante a la sequía porque almacena agua de la temporada de lluvias en sus raíces gruesas y bulbosas y en el tronco. En sus tierras nativas, las lluvias son abundantes durante el verano y luego hay largos períodos de sequía durante los meses más fríos del otoño e invierno.

En en exterior y en condiciones adecuadas, estas plantas pueden alcanzar hasta 3 metros de altura, aunque también se adaptan bien al cultivo en tiestos e incluso son utilizadas en aplicación de las técnicas del bonsai.

En maceta el adenium obesum no suele superar los 60 centímetros de altura, dependiendo del tamaño del tiesto y los cuidados que recibe, la cantidad de sol, las condiciones del suelo, el cuidado adecuado, etc.

Las hojas del adenium tiene son medio ovaladas con un verde brillante y vivaz creando un precioso contraste con sus flores.

Cómo cultivar y cuidar la rosa del desierto

Hay cinco variedades de adenium obesum, y todas son nativas de climas áridos o semiáridos, pero todas se pueden adaptar bien a entornos tropicales y semitropicales.

De hecho, las plantas de las zonas desérticas se adaptan a casi cualquier situación, siempre que tengan mucho sol y calor y un suelo que drena bien.

En climas muy cálidos, el adenium obesum es feliz puede mantenerse verde durante todo el año. Estas plantas aman recibir la luz del sol directa con temperaturas hasta 40 grados. En invierno es importante no exponer el arbusto a temperaturas inferiores a los 10 grados, por eso si las plantas se cultivan en macetas, lo mejor es trasladarlas durante las temporadas más frías al interior para ofrecer los cuidados necesarios para mantener la belleza del arbusto.

planta rosa del desierto

A pesar de mantenerse verde durante todo el año si recibe sol, el adenium obesum suele tener dos períodos de floración, uno al mediados de la primavera hasta finales del verano y otro al inicio del otoño. El período de floración está muy relacionado con la cantidad de sol que recibe la arbusto y las condiciones del suelo y humedad.

En un entorno muy soleado y cálido, como un invernadero, el adenio puede permanecer verde durante los meses de invierno mientras que en exterior es posible que estas plantas pierdan sus hojas hasta que llegue la primavera.

Riego y poda de la rosa del desierto

Respecto al riego lo más importante a tener en cuenta es que las raíces nunca deben saturarse de agua. Las plantas desérticas, como los cactus o otras,  no soportan el exceso de riego.

Durante la temporada de crecimiento, antes de regar se debe revisar el tiesto para comprobar que la tierra esta seca, y solo entonces se deberá regar, pero sin excederse. Lo recomendable es humedecer el suelo pero no encharcar la tierra,  y además nunca debe haber agua estancada en la maceta o en el plato.

Es recomendable es utilizar un suelo bien drenado y permita que la mezcla de tierra se seque completamente antes de volver a regar. Normalmente será suficiente con regar la planta cada 10 – 15 días, dependiendo de la temperatura y sequía del la tierra.

Si el arbusto se cultiva en exterior, es recomendable plantar el adenium obesum en una zona de leve pendiente para evitar la acumulación de agua y facilitar el drenaje tras mojar la tierra. Al igual que ocurre con los cactus,  las rosas del desierto que crecen al aire libre son sorprendentemente tolerantes a la sequía y puede no necesitar riego durante varios días,

rosa del desierto bonsai

por eso es común encontrar esta planta en jardines exteriores, ya que una vez adaptadas al ambiente son muy fáciles de mantener y no requieren muchos cuidados.

En tiempos de sequía extrema estas plantas pueden ser regadas mediante sistema de goteo lento durante varias horas durante las horas más fresca del día.

Durante la temporada de crecimiento, es una buena idea proporcionar fertilización extra de de vez en cuando. En la primavera, cuando la planta se despierta de su descanso invernal, puede administrar un poco de abono de amplio espectro diluido en agua para potenciar el “despertar” de la planta cada dos semanas. Durante el verano, reduzca esto a una vez al mes. A medida que el clima se enfría es conveniente dejar de abonar la planta o poner fertilizantes, permitiendo así que la planta siga su ciclo normal.

En lo que afecta a la poda de la planta, debido a que estas plantas pueden crecer bastante, es esencial una combinación de podas y tiestos para mantenerlas en un tamaño manejable. Un programa regular de poda ayudará a mantener su planta fresca, vigorosa y bien arreglada.

Durante la temporada de crecimiento es recomendable eliminar solamente las ramas indeseadas, y los brotes. Si cultivada en exterior, cuando no existe una limitación en cuanto al tamaño que puede alcanzar la planta, la poda puede no ser necesaria, bastando con realizar algunos recortes de las desordenadas para mejorar la forma de la planta.

Las ramas podadas pueden ser utilizadas como esquejes para crear nuevas plantas, no siendo necesario usar semillas para plantar otras macetas de rosas del desierto.

También se puede plantar haciendo servir las semillas. Es recomendable germinar las semillas antes de ponerlas en la tierra, aunque también se puede plantar las semillas directamente en el tiesto o jardín donde se va ubicar el arbusto.

¿Qué tipo de maceta es mejor para la rosa del desierto?

Algunos jardineros o aficionados al cultivo de la rosa del desierto prefieren plantar el ademium en macetas de  arcilla de terracota en lugar de plástico para mantenerlas más drenadas.

Las rosas del desierto no son plantas muy exigentes en este sentido. Se puede usar macetas hechas de casi cualquier material, aunque es importante utilizar un tiesto resistente ya que el crecimiento agresivo de las raíces del Adenium obesum puede hacer estallar envases de plástico endebles.

Sea el tipo que sea, la maceta debe tener orificios de drenaje en la parte inferior para evitar el estancamiento en el fondo del tiesto y en el plato.

Para conseguir una mejor circulación de aire a las raíces, es recomendable utilizar un material poroso. por esta razón, muchos expertos recomiendan el uso de macetas de terracota en lugar de plástico. Las jardineras de madera, cuando bien hechas, también son una buena opción.

Otra opción interesante podría ser las tiestos hechos en casa con Hypertufa, un material liviano, duradero y poroso que puedes mezclar usando concreto, arena, turba o coco.

En cuanto a la profundidad de la jardinera, es preferible utilizar macetas poco profundas y anchas. Un contenedor más bajo y más ancho alentará a las raíces a extenderse y proporcionar una base más estable para la planta.

Si se utiliza una jardinera o tiesto estrecha y profunda la estructura de la raíz tendrá más forma de zanahoria y no proporcionará mucha estabilidad para la planta. Esto puede ser una ventaja si espera crear un tronco atractivo y grueso.

¿Dónde comprar la rosa del desierto?

Si eres un amante de las plantas con flores y quieres comprar una rosa del desierto, para ornamentar su hogar o jardín, no es difícil encontrar este ejemplar. En muchas floristerías o viveros de plantas es posible encontrar la rosa del desierto junto a los cactus o plantas crasa.

También se puede comprar la rosa del desierto online, en páginas especializadas en plantas y flores y semillas, para cultivar el arbusto desde la germinación de las semillas.

Carmen Rosales

Mi nombre es Carmen Rosales y soy una apasionada de la jardinería. Llevo más de 20 años trabajando como botánica y he estudiado ingienería agronoma en la UPM. Las plantas son mi vida.