Calceolaria

Hay alrededor de 300 especies de Calceolaria, pero la gran mayoría de estas especies son híbridos de la especie chilena Calceolaria crenatiflora.
Se conocen comúnmente como zapatitos de la Virgen, zapatitos de Venus o capachito, y pertenecen a la familia de las Calceolariaceae. Son bienales de tallo blando que forman plantas compactas, que crecen de 6 a 15 centímetros de altura, dependiendo de donde se cultiva y los cuidados de la planta.

Calceolaria cuidados de la plantaSus hojas miden entre 3 y 5 centímetros, tienen una textura suave y un color verde claro intenso con bordes festoneados, pero el follaje tiende a desaparecer bajo las flores, que presentan un aspecto delicado y exótico, con unos colores brillantes y intensos.

Las Calceolaria generalmente florecen y con los cuidados adecuados sus flores pueden durar varias semanas, aunque rara vez volverán a florecer.

En exterior y en buenas condiciones pueden florecer más veces.

Debido a que no son muy resistentes al calor, las Calceolaria necesitan ser cultivadas en un zona que no reciba luz del sol directa, siendo recomendable ubicar la planta en zonas sombrías y húmedas.

Aunque si la planta recibe un poco de sol por la mañana no la afecta demasiado.

Tanto si se planta en exterior, en el jardín, o en interior, en un tiesto, la Calceolaria necesita un suelo bien drenado que haya sido
enriquecido con una generosa cantidad de compost y turba.

Cuidados y riego de la Calceolaria

La Calceolaria es un planta que necesita humedad, por eso es necesario regar la planta regularmente, entre 3 y 5 veces en primavera y verano y cada 4 – 5 días en invierno. Es importante mantener la tierra de la maceta o el suelo húmedo, pero es importante evitar el encharcamiento.

El exceso de agua tampoco es bueno. También se recomienda evitar mojar la corona para evitar la pudrición del tronco y la raíz.

También conviene colocar fertilizante de liberación lenta de amplio espectro en el momento de la siembra de las semillas o bien en la maceta para alargar la vida de la planta.

La Calceolaria es una planta delicada que necesita estar protegida del viento o sol directo. Si cultivada en exterior protección contra vientos fuertes.

Cultivada en exterior, las flores suelen ser un manjar para los caracoles y babosas, por eso, para preservarlas de estos u otros insectos es necesario tomar medidas para evitarlo.

Cultivadas en interior, las calceolarias deben sembrarse en una mezcla para macetas a base de turba. Las mezclas de macetas pre-fertilizadas funcionan bien. La planta florecerá más si se ubica en un lugar fresco con luz indirecta.

También en interior se debe regar de forma regular para mantener el suelo uniformemente húmedo pero nunca empapado, especialmente cuando sus Calceolarias están brotando o en época de floración. Es recomendable regar poniendo el agua directamente en la maceta sin mojar el follaje y la corona de la planta.

Calceolaria cómo plantar

Propagación plantas de Calceolaria y cultivo a partir de semillas

Las calceolarias se pueden propagar con esquejes de punta del tallo. Este modo de propagación se debe llevar a cabo de mediados a finales del verano.

Las semillas de Calceolaria requieren luz para la germinación, ¡así que NO LAS CUBRAS! En temperaturas suaves o en interior pueden ser cultivadas a partir de semillas en cualquier momento del año.

Para un correcto crecimiento se debe mantener la temperatura entre 20 y 25 grados hasta la germinación que suele tarde entre 5-10 días.

Después de la germinación, la tierra se debe mantener mínimamente húmeda para ayudar a prevenir la aparición de hongos o insectos. Ya en la maceta, se debe ubicar la planta en una zona iluminada, fresca y húmeda.