Ficus Carica

El ficus carica normalmente conocida como higuera es una especie de árbol frutal con muchas referencias simbólicas. Es la primera planta descrita en la Biblia – Adan se puso sus hojas para tapar su desnudo. Muchos pueblos antiguos la consideraban como un árbol sagrado. Otros, la veneraban como un símbolo de fertilidad y fuente de fecundidad. Su origen es incierto: se presentó entre el sur de la Península Arábiga y la actual Turquía. Desde Oriente Medio, el fruto se extendió a los cuatro rincones del mundo.

Hay más de mil especies de higos, perteneciente al género Ficus, de la familia Moraceae, sin embargo no todos los frutos comestibles. Respecto a los frutos comestibles, la predominante sin duda es la que produce el Ficus carica. Los higos que se encuentran en cualquier establecimiento son del ficus carica.

Es una de las plantas que se han estado usando desde el principio de los tiempos. De hecho, hace unos años se hallaron restos de 9 higos fosilizados. Se estima que estos se fosilizaron en la época del neolítico, alrededor de 9300 a. C. Se especula que el ser humano ya cultivaba el ficus carica mucho antes que el trigo o la cebada.

Descripción

Suele crecer más como un arbusto y sus medidas más comunes van desde los 3 hasta los 10 metros de altura. Sin embargo, con buenas condiciones pueden crecer bastantes metros y convertirse en un imponente árbol.

El tronco del ficus carica es de color gris y su superficie es lisa. Cuando mide menos de 3 metros, su tronco es delgado. Al sobre pasar los 3 metros su tronco se empieza a ensanchar como la de un árbol. Eso es debido a la producción de higos, que cuando están maduros acaban pesando mucho.

Las hojas poseen una forma peculiar y suelen medir de 12 a 25 centímetros de largo. Tienen pequeñas ondulaciones y tiene distintos tonos de verde. Están formadas por 3 o 5 lóbulos.

Los higos son lo más característicos de esta planta. Son un manjar muy buscado tanto para pajos como para las personas que pasan cerca gracias a su sabor dulce. Se denomina falsos frutos debido a que las flores están dentro de la planta en lo que es conocido como los ostíolos. Los ostíolos son una pequeña apertura por donde “sale” la flor que acaba formando el higo.

Su reproducción es mediante esquejes y crecen espontáneamente en zonas complicadas. Es normal ver crecer el ficus carica entre piedras y pendientes muy rocosas.

ficus fruto

Cultivo del ficus carica

La higuera es uno de los árboles que mejor responde a la poda, ya que rebrota con fuerza y abundantemente. El tiempo recomendado para llevar a cabo la poda es en el invierno, cuando el árbol está en reposo, o sea, con el crecimiento vegetativo paralizado.

  • Clima: El ficus carica se adapta bien a los climas cálidos (la higuera tolera temperaturas de hasta 42 ° C, con la ventaja añadida de ser capaz de producir frutos durante todo el año si se cultiva en climas cálidos, condicionados solamente por el riego y la poda. En las regiones calientes, la producción de la fruta es más abundante y los higos son más dulces. Sin embargo hay que controlar la humedad ya que una humedad excesiva empeora la calidad de los higos.
  • Suelo: El ficus carica no necesita un suelo en especial y de hecho es muy común verlas crecer en medio de paredes verticales de piedra. También crece perfectamente en zonas áridas, pero si queremos que los frutos sean de buena calidad se deberá de plantar en una zona con poca humedad y rica en calcio. Existen sustratos especiales con calcio que son perfectos para esta planta.
  • Riego: Esta planta es muy resistente a las sequías y no tolera muy bien la humedad. Por lo tanto, el ficus carica solo se debe de regar una vez en invierno ya que con la lluvia que cae es más que suficiente. Si durante el verano el clima es especialmente seco, se podrá volver a regar otra vez con moderación. El agua hace que los higos engorden, pero sin embargo hará que su calidad descienda.
  • Fertilizante: Las higueras son capaces de extraer los nutrientes de la tierra con mucha eficacia por lo que no necesitan ningún tipo de abono.

ficus fruta

Poda de la higuera o ficus carica

La poda del ficus carica es generalmente drástica, ya que se elimina casi toda la corona. Se suele utilizar especiales para podas y muy afiladas y se debe cortar hasta la altura de las ramas que nos sobrepasa más o menos entre 1,60 y 1,80 metros de altura dependiendo del tamaño del árbol. Al final, se debe mantener entre tres o cuatro nodos en cada rama.

Los expertos en jardinería aconsejan realizar la poda a principios de la primavera por que es cuando se nota más su efecto. La poda solo es necesaria en climas fríos. Esto es debido a que en los climas cálidos hay la suficiente luz natural y no se necesita “hacer espacio” a la luz para que llegue a los frutos.

A continuación podrás ver un video para saber cómo podar una higuera:

Plagas en el ficus carica

La higuera es objeto de ataque de diversas plagas y enfermedades, que si no son controladas adecuadamente pueden hacer menguar la producción o bien matar la planta.

Las cochinillas son la plaga más frecuente en las higueras. Es importante detectar esta plaga con antelación para que el tratamiento sea mucho más efectivo. Como afecta tanto a brotes, hojas e higos, si se descubre demasiado tarde puede ser que el tratamiento no sea efectivo.

ficus carica o higuera común

Las sucesivas generaciones de propagación vegetativa (plantas cultivadas a partir de partes de la misma planta por injerto, corte u otros medios) causa la degeneración, dejando las plantas sean más susceptibles a la enfermedad. Se recomienda al productor comprar planteles en viveros registrados e inspeccionados, para garantizar la ausencia de plagas y enfermedades.

La cosecha y post-cosecha deben realizarse con extrema precaución, evitando daños físicos a la fruta. Los frutos se extraen manualmente de los árboles, uno por uno, con todo el pedúnculo y se colocan en cajas forradas con paja, espuma u otro material. El látex o “leche”, producido por la planta puede producir irritación en la piel por lo que se recomienda el uso de guantes para proteger las manos.

Carmen Rosales

Mi nombre es Carmen Rosales y soy una apasionada de la jardinería. Llevo más de 20 años trabajando como botánica y he estudiado ingienería agronoma en la UPM. Las plantas son mi vida.