Ficus aspera

El ficus aspera pude ser un arbusto o llegar a ser un árbol de unos 15 metros de altura cuando crece en su hábitat natural, aunque fuera de su hábitat no suele superar los 6 metros de altura. Su origen es la Polinesia y pertenece a la familia de las Moraceae.

plantar ficus aspera
Sus hojas son de un color verde con manchas grisáceas. Estas tonalidades les dan un aspecto muy vistoso y bonito.  Algunas hojas de este ficus pueden llegar a ser casi totalmente gris. El tacto de sus hojas es bastante rugoso.  La corteza es de color marrón oscuro y también tiene esas manchas grises tan características de este ficus.

Los frutos del ficus aspera son muy parecidos a los higos. Al principio son de color verde pero que con el tiempo maduran y se vuelven de color púrpura casi rosa si recibe bastante luz directa del sol.

Cultivo del ficus aspera

Es una planta que necesita bastante sol. También puede crecer en zonas con sombra si durante el día recibe unas horas de luz directa, sobre todo si tiene frutos. El suelo que necesita debe de ser fértil y con nutrientes. Lo más aconsejable es que  sea rico en materia orgánica.

Tiene que ser además un terreno o suelo muy drenado ya que las raíces superficiales son muy fuertes. Este ficus no soporta las bajas temperaturas. Si hay heladas, el ficus aspera puede morir rápidamente. En invierno no hay que regarlo por no soportar el frio.

Produce raíces superficiales muy fuertes y hay que evitar plantar el ficus aspera cerca de bordillos o construcciones. Un truco para conservar el color de sus hojas grises es ponerlo a la sombra sin pasarse, ya que si no le damos luz no podrá desarrollarse bien.

Se reproduce por esquejes o semillas. Si se aportan las condiciones que necesita, es una planta que es fácil de plantar. Los únicos problemas de plaga que puede tener son los ácaros, las cochinillas y los pulgones.

Otros tipos de ficus: