Acacia de Constantinopla

La Albizia Julibrissin, también conocida como acacia de constantinopla, acacia de flores sedosas o árbol de la seda es un precioso árbol originario del continente asiático.

Puede alcanzar hasta 15 metros de altura y es ideal para ser cultivado en el jardín. Con un follaje elegante de color verde intenso y unas flores muy atractivas y delicadas, de colores en tonos rosáceos que desprenden un agradable olor.

Esta especie presenta otros variantes, como por ejemplo la acacia de constantinopla summer chocolate, cuyas hojas son de color marrón chocolate y las flores con de color rosa intenso. Otras variantes pueden tener flores de colores más pálidos y ramas colgantes.

 acacia de constantinopla poda

Cultivo de la albizia julibrissin / acacia de constantinopla

1# Ubicación: Si queremos plantar la acacia de constantinopla en exterior, lo primero que debemos tener en cuenta es la altura que puede alcanzar, hasta unos 15 metros. Su copa es ancha, por eso es recomendable ubicar la planta en una zona espaciosa para que pueda desarrollarse en todo su esplendor.

Las raíces de la acacia de cosntantinopla se consideran poco agresivas, de modo que no suele suponer un problema si finalmente se ubica la planta en zonas cercanas a paredes. No obstante, dado que es un árbol que alcanza una buena altura es conveniente valorar bien la zona donde se ubica para evitar inconvenientes.

2# Luz: Necesita mucha luz, por eso es importante plantar este árbol en una zona soleada. Si cultivada en maceta, la acacia de constantinopla necesita estar en un interior bien iluminado, de preferencia que le permita a la planta recibir luz directa.

3# Suelo y riego: La albizia julibrissin es una planta poco exigente. Puede adaptarse bien a suelos calizos, arenosos y pobres en nutrientes, aunque no se adapta bien al exceso de humedad, por eso necesita un buen drenaje.

Si cultivada en maceta, se debe controlar el riego y evitar encharcamientos y exceso de humedad en el suelo.

4# Poda: La poda de la acacia de constantinopla se utiliza para controlar el crecimiento de la planta, o para darle una forma concreta en el ámbito de la ornamentación. También sirve para eliminar las ramas secas.

5# Reproducción: La albizia julibrissin se reproduce por semillas. La siembra directa se realiza en otoño o primavera. Se puede plantar la semilla en una maceta y luego trasplantar el árbol a la ubicación definitiva.

Las semillas de la la albizia julibrissin poseen una membrana impermeable, teniendo que tratarlas con ácido sulfúrico o agua caliente antes de su siembra.

6# Abono: En general este árbol no necesita ningún tipo de abono específico. En la fase de crecimiento, basta con utilizar un abono de amplio espectro para árboles para estimular el crecimiento.

7# Plagas: La acacia de constantinopla es una especie muy resistente y pocas veces se ve atacado por plagas o enfermedades.

albizia julibrissin cuidados

Usos de la albizia julibrissin

Además de ser un árbol ampliamente utilizado en la ornamentación de jardines, también se utiliza para la creación de bonsáis.

Las semillas de la acacia de constantinopla también son usadas para alimentar a animales de granja, ganado e incluso a los animales salvajes.

Sus flores desprenden un agradable fragancia que sirven de fuente de néctar para las abejas y además suele utilizar en la industria cosmética y perfumerías.

La corteza de este árbol se solía utilizar en la medicina tradicional para curar heridas y para tratar enfermedades parasitarias.

Si quieres incluir este espectacular árbol ornamental en tu jardín, aquí podrás comprar semillas de acacia de constantinopla al mejor precio.

Ver más en Amazon

Características de la Acacia de Constantinopla

Originaria de Asia, la albizia julibrissin se cultiva ampliamente en diversas partes del mundo, estando muy adaptada a las zonas costeras españolas.

Con una copa ancha, es ideal para ampliar las zonas de sombras de jardines y parques, siendo común en las zonas ajardinadas de muchas ciudades.

Se trata de un árbol caducifolio que pierde sus hojas en invierno o épocas más secas. Las hojas se dividen de 6 a 12 pares de pinnas, es decir, que el limbo de sus hojas se encuentra dividido. A estas divisiones también se les denomina en botánica filíolo. Las hojas simples están compuestas por un solo filíolo. Su aspecto recuerda un poco las hojas de los helechos.

Sus flores crecen de forma inflorescente, es decir, a lo largo de las ramas o el tallo. Tienen cabeza globosa y están colocadas en panículas o panojas, un tipo de inflorescencia racimosa compuesta. Al final de ésta se encuentran las flores.

Las flores se encuentran a su vez introducidas en un receptáculo subesférico, cuyo cáliz es tubular y pubescente de alrededor de 3 milímetros. La corola también es pubescente sub-centimétrica con 5 lóbulos deltoides de 1.5 milímetros.

acacia de constantinopla enfermedades

Carmen Rosales

Mi nombre es Carmen Rosales y soy una apasionada de la jardinería. Llevo más de 20 años trabajando como botánica y he estudiado ingienería agronoma en la UPM. Las plantas son mi vida.