Abono orgánico, tipos y beneficios para el suelo

El objetivo del abono orgánico es mantener o aumentar la fertilidad del suelo y de su actividad biológica. Debemos “nutrir el suelo para alimentar la planta”. El abono no es simplemente proporcionar los nutrientes para las plantas. El abono es una acción global que tiene como objetivos simultáneos mejorar la fertilidad y la salud del suelo y garantizar la nutrición de la planta.

La adición de fertilizantes orgánicos mejora considerablemente las características físicas y biológicas del suelo.

Tipos de abonos orgánicos

Los fertilizantes orgánicos pueden estar hechos de distintos compuestos que pueden ser agrupados en dos tipos: Seco y líquido.

  • El fertilizante seco se encuentra básicamente como polvo, por ejemplo la harina de hueso o el calcáreo de conchas. Este tipo de abono se esparce en la tierra y por si solo se mezcla en el suelo a partir del riego. Su uso es común en los pequeños cultivos ecológicos.

Se pueden usar tanto en jardines exteriores como cultivos en interiores o macetas. Estos tipos de nitratos generalmente se agregan como una forma de fomentar el crecimiento a largo plazo, en los trasplantes y los cultivos.

  • El fertilizante orgánico líquido cumple el mismo objetivo pero en forma líquida. Estos nitratos pueden verterse en el suelo que rodea la planta para que puedan ser absorbidos por las raíces o podrían rociarse en las hojas.

Después de todo, los aerosoles foliares (hojas) son particularmente útiles para potenciar el crecimiento de la planta. Los abonos líquidos generalmente se consideran buenos para las plantas que están creciendo activamente y por lo general se deben aplicar mensualmente.

Cómo usar Fertilizante orgánico

Los abonos orgánicos se usan prácticamente de la misma manera que usarían los abonos químicos inorgánicos, es decir añadir el producto en la tierra. De todos modos, si se compra el producto fabricado es importante leer bien las instrucciones del producto para evitar aplicar demasiado y/o en épocas no recomendadas.

También es importante tener en cuenta que el “funcionamiento” del abono orgánico es más lento y en ocasiones requiere una previsión a más largo plazo, por eso es común aplicar el abono orgánico en unos meses antes del cultivo para que el producto puede descomponerse y nutrir el suelo antes del cultivo.

Además, antes de optar por un fertilizante u otro es necesario comprobar el pH del  suelo para valorar las características del mismo para propiciar, a través del abono, para suplir la escasez de determinados nutrientes sin exceder en otros.

A continuación veremos una lista con los mejores abonos orgánicos para fomentar el crecimiento del cultivo:

Humus de lombriz

Qué son abonos orgánicos
El humus de lombriz es la descomposición de la materia ingerida y luego digerida por las lombrices. Es la forma más descompuesta de materia orgánica, lo que facilita su degradación por microorganismos del suelo y facilita la liberación de nutrientes. Entre sus cualidades están:

  • Buenos contenidos de macronutrientes (nitrógeno, potasio, fósforo, azufre, calcio y magnesio) y especialmente de micronutrientes (cobre, molibdeno, zinc, hierro y cloro).
  • Durante su proceso digestivo las lombrices promueven un aumento de la población de microorganismos, principalmente bacterias benéficas, siendo el humus de lombrices es un excelente abono orgánico para las plantas y una excelente fuente de microorganismos para el suelo.
  • Es un abono no tóxico muy utilizado en la agricultura biológica.
  • Ayuda en los procesos de floración y fructificación.

Bokashi

Tipos de abonos orgánicos

 

Producto de la agricultura natural japonesa, el Bokashi es un fermentado con organismos vivos que acelera la descomposición de la materia orgánica, poniendo a disposición de las plantas minerales importantes a su desarrollo.

Es un recurso que asociado a prácticas de incorporación de materia orgánica, ayuda en el proceso de recuperación de la vida del suelo y de su fertilidad. Mejora las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo, proporcionando a las plantas las condiciones ideales para el pleno desarrollo del cultivo.

Además el Bokashi favorece el ambiente para que las raíces y los microorganismos se beneficien mutuamente. Las raíces, además de absorber nutrientes del suelo, secretan sustancias nutritivas, siendo que esta secreción ocurre en la rizosfera, donde los microorganismos actúan. Estos a su vez, absorben sustancias de difícil asimilación y las transforman en sustancias asimilables por las plantas, proporcionando una nutrición equilibrada y fortaleciendo la planta contra el ataque de plagas y enfermedades.

El abono orgánico puede ser aplicado vía foliar o vía goteo (Bokashi líquido) o directamente en el suelo.

Carbón

carbón como abono orgánico

El polvo de carbón es una forma bastante estable de la materia orgánica del suelo, utilizada en la composición de sustratos orgánicos. Es un material poroso, lo que permite aumentar la capacidad de retención de agua y de absorción de compuestos orgánicos solubles.

El carbón facilita la proliferación de microorganismos beneficiosos para el cultivo, además, en su composición encontramos elementos minerales tales como: magnesio, boro, cloro, cobre, molibdeno, potasio, entre otros que ayudan a nutrir la planta.

Harina de hueso

abonos orgánicos harina de hueso

La harina de hueso es un producto oriundo de huesos bovinos que se incineran a más de 500 grados de temperatura hasta la quema total. Después de un período de enfriamiento, estas cenizas son molidas. La harina de huesos es un abono orgánico rico en fósforo y calcio, elementos esenciales para el crecimiento, floración y fructificación de las plantas, muy utilizado en cultivos intensivos de frutales ecológicos.

Es un fertilizante orgánico muy potente y rico en fósforo, un elemento absorbido por las raíces de las plantas y determinante para el aumento de la productividad y crecimiento de la planta.

Otra ventaja de la harina de hueso es que su solubilización es lenta, lo que garantiza el suministro de fósforo a las plantas por un buen tiempo, diferente que los superfosfatos (nitratos inorgánicos) que tienen una rápida solubilización en agua.

Calcáreo de conchas

abonos para plantas

Los calcáreos son rocas sedimentarias con cantidades superiores al 30% de carbonato de calcio. Cuando el calcáreo es un aglomerado formado de la naturaleza por conchas y fragmentos de conchas se denomina calcáreo de conchas o conquín.

El calcáreo de conchas en la agricultura orgánica se utiliza para corregir la acidez del suelo. Al mismo tiempo que hace esta corrección, el cal también proporciona el calcio y el magnesio indispensables para la nutrición de las plantas. La aplicación del calcáreo aumenta la disponibilidad de determinados elementos nutricionales para las plantas y permite la maximización de los efectos de los nitratos, y consecuentemente el aumento sustancial de la capacidad productiva de la tierra.

Estiércol  de animal

tipos de abonos orgánicos

El estiércol es la designación dada al material orgánico en avanzado estado de descomposición proveniente de excrementos de animales utilizados en la agricultura o pequeños cultivos para fertilizar el suelo.

El estiércol de animal, en función de sus características químicas, tiene un alto potencial fertilizante, pudiendo sustituir, cuando se agregan con otro abono orgánico, totalmente la fertilización química y contribuir significativamente al aumento de la productividad de los cultivos.

Es muy importante que el estiércol esté bien fermentado para inactivar los microorganismos patógenos y el riesgo de contaminación. El estiércol de animal más utilizados en los cultivos son: el estiércol de bovino, cerdo y pollo.

Compost orgánico

abonos naturales y compost

El compost es el producto final del proceso de compostaje de la basura doméstica. Es un excelente abono orgánico y es muy fácil de hacer.

El compostaje es un proceso natural de transformación de la materia orgánica de la basura en compuestos más simples que pueden ser utilizados como alimentos nutricionales por las plantas. El compostaje es realizado por los propios microorganismos presentes en los residuos, en condiciones ideales de temperatura, aireación y humedad. Estos microorganismos van a descomponer y estabilizar los compuestos constituyentes de los materiales liberando dióxido de carbono y vapor de agua.

Harina de roca

Abonos orgánicos tipos

Los suelos más fértiles del mundo tuvieron su origen en las erupciones volcánicas. A pesar del constante peligro de los volcanes, muchos pequeños agricultores continúan viviendo cerca a los mismos debido a la fertilidad del suelo volcánico.

El polvo de roca es un producto originario de las rocas volcánicas utilizado para rejuvenecer los suelos pobres. El polvo de roca contiene cerca de 60 a 70 elementos químicos, entre micro y macro nutrientes, además de los oligoelementos útiles. Entre sus cualidades y beneficios podemos destacar:

  • Que es poco soluble.
  • Disminuye los riesgos de pérdidas del producto.
  • Contiene macro y micronutrientes esenciales.
  • Corrige el pH (acidez) del suelo.
  • En conjunto con la materia orgánica, alienta la vida del suelo.
  • Proporciona un equilibrio en las plantas, fortificándolas y disminuyendo así la necesidad de defensivos agrícolas.

Aminoácidos

aminoácidos para plantas

Los aminoácidos activan el metabolismo general del suelo y de la planta, mejorando la fotosíntesis y otros procesos fisiológicos vitales. Favorecen la capacidad de absorción de las raíces y optimiza las transformaciones químicas de la planta, dando como resultado un mejor aprovechamiento del potencial nutricional y un mayor desarrollo, floración y principalmente mejor resistencia frente a plagas y enfermedades. Es un excelente abono para orquídeas.

La utilización de aminoácidos vía suelo o vía foliar además de proporcionar a la planta una fuente directa para que ésta sintetice las proteínas, proporciona también la energía adicional necesaria para suplir las demandas en los momentos críticos del ciclo vegetativo.

Las ventajas del uso de aminoácidos en cultivos son:

  • Proporciona un metabolismo más equilibrado en el cultivo.
  • Ayuda a activar la fotosíntesis,  reduciendo la fitotoxicidad de determinados defensivos agrícolas.
  • Ayuda a fortalecer la planta, haciéndola más resistentes a plagas y enfermedades (papel inmunológico).
  • Aumenta la absorción y la translocación de los elementos nutricionales aplicados en la parte aérea de las plantas  promoviendo un sistema radicular más desarrollado y vigoroso.
  • Regula la actividad hormonal de las plantas.
  • Aumenta el florecimiento.
  • Ayuda a mejorar la estructura física del suelo.

Otros abonos orgánicos menos conocidos

Alfalfa

La alfalfa se usa comúnmente como parte de la alimentación del ganado. Sin embargo, la harina de alfalfa se utiliza como fertilizante en cultivos gracias a su rápida descomposición. Este fertilizante en particular tiene bajas cantidades de nitrógeno, fósforo y potasio. Como resultado, la harina de alfalfa funciona a un ritmo moderado de velocidad. El mejor uso para este fertilizante es como un acondicionador del suelo a principios de la primavera anterior a la siembra de los cultivos.

tipos de abonos organicos y biofertilizantesSemilla de algodón

Este fertilizante tiene mucho nitrógeno, pero también contiene cantidades razonables de fósforo y potasio. Las desventajas de la harina de semilla de algodón es que funciona lentamente y que está disponible principalmente en áreas de cultivo de algodón. Sin embargo, este fertilizante es particularmente útil para acondicionar jardines en otoño para preparar la tierra para la siembra en primavera, ya que durante estos meses de descanso de la tierra, la harina de semilla de algodón  se descompone por completo liberando todos sus beneficios en la tierra, fortaleciendo la misma para el plantío.

Gluten de maíz

El gluten de maíz contiene pequeñas cantidades de nitrógeno, fósforo y potasio. También es un buen estabilizador de suelos, pero funciona lentamente. Por lo tanto, debe se agregado al suelo en otoño para que tenga tiempo de descomponerse durante el invierno.

Arena verde

La arena verde proviene de antiguos fondos marinos. Este fertilizante rico en calcio también contiene hierro, potasio y otros oligoelementos. Sin embargo, los niveles y calidad nutricional del fertilizante puede variar dependiendo de su fuente.

Harina de soja

La harina de soja es un fertilizante con alto contenido de nitrógeno que también contiene bajas cantidades de fósforo y calcio. Las condiciones locales de crecimiento tienden a afectar la rapidez con que se absorbe este producto en la tierra, pero este proceso normalmente se produce a velocidades moderadas. Sin embargo, la harina de soja es bastante útil como un acondicionador de suelos a largo plazo.

Guano de aves marinas

El guano de aves marinas se obtiene de las islas que tienen poca lluvia y climas áridos, ambos factores que lo ayudan a retener altos niveles de elementos necesarios para ser fértil. El guano de aves marinas contiene grandes cantidades de oligoelementos junto con cantidades decentes de fósforo y calcio. De hecho, se considera uno de los mejores abonos orgánicos del mundo.

Guano de murciélago

El guano de murciélago es un fertilizante de acción rápida que contiene una amplia variedad minerales. No es tan eficaz como el guano de aves marinas, pero es más fácil de conseguir. Dado que algunos de los elemntos contenidos en el guano de murciélago son solubles en agua, este fertilizante es probablemente más eficaz cuando se utiliza como un aerosol foliar o mezclado con compost.

También se puede aplicar entre las siembras de cultivos y como refrescante de la tierra a finales de la primavera.

tipos de abonos orgánicos para plantas

Abono orgánico Vs Abono sintético

Como la mayoría de los organismos, las plantas necesitan una variedad de  para crecer adecuadamente. Estos elementos están normalmente presentes en el suelo.

Los abonos fueron creados para compensar las deficiencias del suelo, sin embargo, la composición nutricional que se encuentran en los abonos son nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Generalmente se enumeran en las etiquetas en ese orden también.

Por supuesto, una planta no conoce la diferencia entre un fertilizante sintético y  uno orgánico, pero eso no implica que sean iguales. Los fertilizantes sintéticos son conocidos por degradar la calidad de la tierra con el tiempo, convirtiendo el proceso en un pez que se muerde la cola, el suelo se vuelve más pobre y consecuentemente necesita más abono y productos para suplir la pobreza del suelo.

Los abonos sintéticos también contienen sales que hacen que la tierra sea más ácido afectando la vida misma presente en la tierra, promoviendo incluso la desaparición de las lombrices. Además, los abonos sintéticos a menudo se hacen con recursos no renovables.

Por otro lado, los abonos orgánicos mejoran el suelo. No solo ayudan con la retención de agua, sino que también hacen que el suelo sea más ligero para que haya más aire disponible para las raíces de la planta. Los abonos orgánicos no desperdician nutrientes como sus contrapartes químicas. Tampoco crean una acumulación de sales que pueda frenar el crecimiento de las plantas.

Los efectos de los abonos orgánicos son más lentos, esto es innegable pero aportan muchos más beneficios a largo plazo para las plantas y suelo.

Espero que os haya gustado este artículo. Compártelo y ayuda a difundir los beneficios de los abonos orgánicos. 

Carmen Rosales

Mi nombre es Carmen Rosales y soy una apasionada de la jardinería. Llevo más de 20 años trabajando como botánica y he estudiado ingienería agronoma en la UPM. Las plantas son mi vida.