El Ficus Religiosas esta considerado por el budismo y el hinduismo como el árbol más sagrado entre todos los tipos de ficus. Dicen los textos budistas que el gran Buda alcanzó su conocimiento mientras meditaba bajo un árbol de Ficus Religiosa. Los sadhus, del hinduismo, hasta hoy prefieren meditar bajo este árbol.

Ficus religiosa cuidados
Nombres comunes: Ficus sagrado, Ficus de la suerte, Ficus religiosa
Familia de la planta: Moraceae
Origen del ficus religiosa: Indochina, Bangladesh, Sri Lanka, Pakistán y Nepal
Dificultad de germinación: Fácil-media
Tiempo de germinación: 15-30 días
Tasa de germinación: Hasta el 60%
Tiempo de viabilidad de la semilla: 2 años
Cantidad: 15 semillas

El ficus religiosa es un gran árbol semi-perenne, que alcanza hasta los 30 metros de altura y el tronco puede alcanzar hasta 3 metros de diámetro. Sus hermosas hojas tienen forma cordiforme (de corazón) y una característica “barbicha”, lo convierte estas plantas en verdaderos tesoros ornamentales. A pesar de que cultivada en un espacio amplio en con condiciones climáticas óptimas, el ficus religiosa puede alcanzar un tamaño bastante destacado, también puede ser cultivado como bonsai.

Existe muchos otros tipos de ficus que se emplean para desarrollar la técnica del bonsai, entre ellos uno de los más comunes es el ficus microcarpa.

Guía de cultivo del ficus religiosa

Germinación: Es importante preparar un sustrato ligero y bien drenado, con razonable materia orgánica fértil para germinar las semillas de la planta. Preparado el sustrato, se recomienda dispersar las semillas sobre la superficie del sustrato, sin cubrirlas. También es importante humedecer suavemente las semillas  y cubrirlas con plástico transparente (recuerde abrir una vez al día para evitar la aparición de hongos).

Para una correcta germinación de las semillas, es importante mantenerlas en un lugar cálido (22 a 26˚C), sin tomar luz directa del sol. La germinación puede tardar entre 10 a 25 días.

En vez  germinada, se debe transplantar la planta al lugar donde va ser plantada. Es importante tener en cuenta, que el ficus religiosa es una planta que requiere un clima con humedad media, cuya temperatura no sea inferior a los 10˚C ni superior 30˚C, aunque resiste mejor el exceso de calor que los climas muy fríos. Es una planta que requiere mucha luz para su desarrollo, por eso es necesario ubicarlas en un lugar que le permita recibir luz solar directa para que esté bien aclimatada.
Respecto al suelo, el ficus religiosa se adapta a cualquier sustrato que tenga buen drenaje y sea fértil. Si el sustrato no tiene mucha aireación, se debe incluir arena, perlita, vermiculita o turba para mejorar el drenaje y favorecer el crecimiento de la planta.

En lo que afecta al riego, es necesario mantener un sistema de riego regular que permita mantener la humedad de suelo, pero sin que este se mantenga encharcado para evitar que las raíces de la planta se pudran. En invierne requiere menos riego.
El ficus religiosa puede ser cultivado en macetas, pero se desarrolla plenamente solamente en exteriores.

Ficus Religiosa Bonsai

Cuidados del ficus religiosa bonsai
Un bonsái necesita tener otros atributos además de simplemente estar plantado en una maceta pequeña. El bonsai de ficus religiosa debe ser una réplica del que crece en la naturaleza pero cultivado en miniatura. Debe simular los patrones de crecimiento y los efectos de la gravedad sobre las ramas, además de las marcas del tiempo y la estructura general de las ramas. Esencialmente es una obra de arte producida por el hombre a través de cuidados especializados.

El Bonsai no se trata de una especie vegetal específica, sino de una técnica utilizada en árboles con el objetivo de “crear una miniatura” inspirándose en formas existentes en la naturaleza. No hay árbol de Bonsai, sino árboles que se transforman por el proceso de Bonsai.

Los cuidados del ficus religiosa bonsai, se puede empezar a partir de la germinación de las semillas. Se debe preparar la siembra, preferiblemente una maceta o caja de madera con aproximadamente 15 cm de profundidad, con un orificio en el fondo para drenaje, que debe ser cubierto con un plástico para impedir agilizar la germinación. Se debe cubrir 1/4 de la profundidad de la maceta con gránulos de grava.
La capa siguiente debe ser ya el sustrato (sin grava fina) hasta un poco más de la mitad de la maceta. Las semillas deben ser depositadas en esa capa de tierra, separadas 4 cm una de las otras y cubiertas con una capa de 2 cm de tierra fina. El riego debe ser abundante, pero no a punto de empapar la tierra.
Después de 3 meses de crecimiento, el ficus religiosa estará listo para la fertilización. Se puede aplicar una pequeña cantidad de abono líquido, colza o torta de ricino.
Después de ese período todavía no tenemos un bonsai sino una muda que deberá convertirse en bonsai.

Poda y cuidados del ficus religiosa consai

La poda del bonsai tiene una función restauradora además de la función estética. Permite la renovación de ramas lo que le permite un constante rejuvenecimiento. Se retiran ramas con problemas, las mal colocadas o muertas y permite “diseñar” la el árbol en miniatura. Con la poda se logra también un equilibrio entre la masa foliar y el área radicular, por ejemplo durante un transplante. La poda es algo fundamental para los bonsais, se establece una estructura básica, se evitan problemas, se equilibran o se desvían las energías (fuerza) de crecimiento.

Para comprar una planta una planta de ficus religiosa, basta con acudir a un centro especializado. No es una planta que se vaya encontrar con facilidad en una floristería de barrio pero si en grandes centros de jardinería.

Otras curiosidades del ficus religiosa

El ficus religiosa representa diversas connotaciones religiosas, tal como hemos señalado al principio de este artículo, y en el ámbito de la homeopatía también tiene sus significados.

En concreto se considera que los síntomas mentales del ficus religiosa representar la liberarción de la tristeza, la melancolía, la inercia o la debilidad.
También se considera que tiene buenos beneficios en el ámbito de acciones contra hemorragias, cefaleas, nauseas y gastralgias.

Otros tipos de ficus: