ficus lyrata

El ficus lyrata recibe este nombre en homenaje a sus hojas cuya forma recuerda a una lira (instrumento musical). Esta planta tiene aspecto llamativo tiene éxito entre los decoradores ya su forma embellece cualquier instancia. Este árbol de hoja perenne es nativo del África Occidental y se cultiva en todo el mundo por sus cualidades ornamentales. Su cultivo se ha popularizado mucho entre los amantes de la decoración interior con plantas decorativas. El ficus lyrata no tiene raíces aéreas, a diferencia de muchas otras especies del mismo género. Su copa es frondosa y crece por capas como si fuera un carrusel. Sus hojas son grandes, alternas, coriáceas, brillantes, con las costillas bien marcadas y los márgenes levemente ondulados. Si la planta esta bien adaptada producen una especie de higos ( de tipo sincônio) similares a al formato de una almendra de color verdoso. El fruto es apto para el consumo humano pero poco apreciado ya que apenas posee carne y el sabor es más bien insípido.

Es de uso común en la jardinería urbana, parques, plazas y amplias zonas donde se puede desarrollar libre y que gracias a su frondosa copa ofrecen amplias sombras. El ficus lyrata también se considera un excelente árbol para absorber y bloquear la contaminación acústica. Por lo tanto, también se suele plantar estratégicamente en fila para aislar las zonas ruidosas. Sin embargo, la última tendencia es su uso en interiores, siendo bien valorada en macetas de cerámica para adornar salas de estar, dormitorios, baños, oficinas, recibidores, terrazas, balcones, etc.

Cómo plantar y cultivar el ficus lyrata

El ficus lyrata puede plantarse en solitario o en grupos y se cultiva, a diferencia de otras especies de ficus, en una zona soleada de preferencia que le de el sol directamente a lo largo del día. Respecto al suelo, sería idóneo optar por un suelo ligero, aireado y arenoso, con buen drenaje, enriquecido con materia orgánica y regado regularmente en el primer año de crecimiento del árbol.

El ficus lyrata puede ser fácilmente encontrado en viveros de plantas y tiendas de flores. Si se cambia la maceta, se recomienda añadir insumos tales como compost, estiércol y añadir a la tierra un poco de arena gruesa, corteza de pino y hojas secas en una proporción de 3: 1: 1 de este modo la planta se desarrollará con fuerza. También se recomienda, en caso de que el crecimiento de la planta este estancado, añadir 100g de rocas de fosfato naturales o harina de huesos calcinados.

En caso de que se cultive en interior, se debe buscar un espacio bien iluminado, cerca una ventana o cristalera para que le de la máxima luz y sol posible. Evite dejar el ficus lyrata en zonas cercanas a corrientes de aire frío o con el aparato de aire acondicionado encendido durante mucho rato debido a que el aire seco quema los bordes de las hojas.

Se recomienda añadir fertilizantes foliares cada 15 días en las macetas del ficus lyrata cultivados en interior. Se debe mezclar en la medida indicada en el frasco de fertilizante en agua y seguir las indicaciones previstas.

Por lo general, el ficus lyrata es bastante resistentes a las plagas y enfermedades, pero pueden verse afectados por las cochinillas, áfidos, ácaros, escala y mosca blanca que fácilmente pueden eliminarse limpiando las hojas con agua y jabón neutro o aceite insecticida si la plaga esta en fase inicial o bien fumigando con un pesticida de amplio espectro. De todos modos cabe recordar que el exceso de humedad aumenta la posibilidad de plagas así que para evitarlas conviene no regar en exceso, manteniendo la planta bien recortada, quitando las hojas muertas y ramas las enfermas.

Consejos de cultivadores

El ficus lyrata no es una planta especialmente exigente. Una de las quejas más comunes acerca de estas plantas son la presencia de manchas en las hojas, lo cual es especialmente notable en dicha planta dado el tamaño de sus hojas. Las manchas son causadas generalmente por una lesión en la hoja, ya sea una lesión física (golpe) o un ataque de ácaros, en el último caso atacando el origen se recuperará el color verde brillante de la hoja.

Si el el ficus lyrata está perdiendo muchas hojas lo más probable es que se deba a la falta de humedad del ambiente o por que esta sometida a una zona con corrientes de aire frío y seco. Para resolver el tema del ambiente seco basta con nebulizar la planta regularmente para aumentar la humedad del ambiente. Por último, estas plantas también son sensibles a los altos niveles de sal, así que asegúrese de usar un fertilizante poco agresivo en las cantidades indicadas y evitar la acumulación de sales fertilizantes en el plato de la maceta.