Bonsái de ficus

bonsai Ficus

El género Ficus pertenece a la familia de las plantas Moraceae. Se estima que existe entre 800 y 2.000 especies de Ficus adaptados sobre todo a las regiones tropicales.

La mayoría de los árboles de bonsái de Ficus pueden producir raíces aéreas en su hábitat natural, aunque a menudo son observables en los bonsáis de interior, cuando la humedad del ambiente es elevada, dotando de especial atractivo el pequeño árbol de bonsái.

La técnica del bonsái puede emplear varias especies de árboles, aunque sin duda el más común es el bonsái Ficus.

El Ficus se adapta con facilidad a las condiciones climáticas del interior, tolera bien la baja humedad y puede resistir bastante en espacios con poca luz natural.

Cuidados del Bonsái de Ficus

El árbol ficus convertido en bonsái es una planta de interior, que no soporta heladas, de modo que ubicarla en el exterior solo es recomendable durante las estaciones más cálidas, si las temperaturas son superiores a 15 °. El ficus en general necesita mucha luz. Lo ideal para el bonsái es que se le ubique cerca de puertas o ventanas para que reciba la máxima cantidad de luz solar posible. La temperatura debe mantenerse relativamente constante.

En lo que respecta al riego, el bonsái Ficus debe ser regado con regularidad ya que esta planta necesita que la tierra se mantenga algo húmeda, pero sin exceso, de lo contrario se podría ahogar la planta. La nebulización diaria es un buen modo para mantener la humedad del bonsái, aunque esta técnica puede favorecer la aparición de hongos.

Cuidados del Ficus Bonsái

En verano es recomendable que se abone el bonsái al menos una vez al mes. En invierno se puede abonar cada dos meses si el crecimiento se detiene. Se puede utilizar abonos de amplio espectro o bien abonos orgánicos. Es importante respetar la cantidad recomendada por el productor del producto.

La poda se debe realizar de forma regular para mantener la forma del árbol. Además, la poda del bonsái se utiliza para reducir el tamaño de las hojas, ya que algunas especies de bonsái de ficus sacan hojas grandes que desentonan con la miniatura creada.

El ficus resiste bastante bien a las plagas aunque dependiendo de la ubicación donde se encuentra la maceta y especialmente en invierno, puede aparecer hongos u otras plagas como las cochinillas o ácarosuna. Existen insecticidas especiales para combatir estas plaga que, de no eliminarse, pueden matar la planta.

El aire seco y la falta de luz debilitan el bonsái ficus. Si las hojas del bonsái son muy oscuras y se caen con facilidad, lo más seguro es que la planta necesita ser reubicada.

A cada dos años, en primavera, el bonsái debe ser trasplantado. Es importante cambiar la tierra y utilizar un sustrato rico en nutrientes. El Ficus bonsái tolera muy bien la poda de las raíces. La propagación se puede llevar a cabo con estacas que pueden ser plantadas en cualquier época del año, pero el crecimiento del ficus bonsái es más relevante si la propagación se lleva a cabo a mediados del verano. El desarrollo de plantas a partir de semillas de Ficus funcionan mejor en primavera.

Desde Todo-Ficus, esperamos que esta breve guía te ayude con los cuidados de tu bonsái de ficus.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado por: tu-web-ya.net