Las plantas de interior no son distintas que las plantas de exterior en el sentido que necesitan los mismos cuidados que cualquier otra planta cultivada en el exterior. El hecho de que no estén sujetas al frío,