El ficus auriculata es originario de los bosques subtropicales húmedos del sudeste de Asia. Se trata de un árbol utilizado en la decoración de jardines exteriores aunque cada vez más se esta empleando en la decoración de interiores.

Nombre científico: Ficus auriculata
Nombres populares: Higuera-de-jardín, Higuera-roja
Familia: Moraceae
Categoría: Árboles, Árboles frutales, árboles ornamentales
Clima: Ecuatorial subtropical, tropical
Origen: Asia, China, Corea del Norte, Corea del Sur, India, Vietnam
Altura: 3,6 a 4,7 metros, 4,7 a 6,0 metros
Brillo: Media Sombra, Sol de pleno
Ciclo de vida: Perenne

Los frutos del ficus auriculata
Otro tipo de ficus también muy utilizado en la ornamentación de parques y jardines públicos es el ficus lyrata, un tipo de ficus muy bonito con una hojas exuberantes y exóticas. A pesar de ser una planta cuyo desarrollo óptimo se aprecia en exterior, el ficus lyrata también se cultiva en interior.

Características del ficus auriculata

Te trata de un árbol de hojas perenne o bien semicaducifolio (tipo de árbol que pierde parte de sus hojas durante las temporadas más calurosas y secas o bien excesivamente frías, recuperándolas en las temporadas más frescas y húmedas). La copa del ficus auriculata es densa, redondeada y amplia. Su tronco es corto y pequeño, y normalmente no excede los 8 metros de altura. De hojas alternas, grandes, de forma ovalada tirando orbicular y de textura fina, con peciolos largos y nervios bien marcados. Sus hojas son de color rojo cuando es joven y poco a poco van cambiando a verde.

Los frutos son pedunculados, similares a los higos comunes, que surgen de inflorescencias del tipo sincônio, pero en esta especie son más grandes y más duros. El ficus auriculata produce frutos de forma ininterrumpida durante todo el año. El fruto crece en las ramas principales y el tronco desde la base. La pulpa del fruto es gelatinosa y comestible, muy apreciada es los pueblos de Asia. Se puede comer crudo o cocido en diversos platos dulces y salados. En algunos países también se cultiva como forraje y alimento para el ganado.

De crecimiento rápido, el ficus auriculata es exuberante y ornamental, ya sea por la belleza de sus hojas anchas y largas de aspecto tropical o por sus curiosa frutas. Esta planta gana en atractivo si se cultiva de forma aislada de otras plantas en un jardín. A pesar de que se trata de una planta relativamente gran también se cultiva en macetas para la decoración de interiores, requiriendo luz natural en cantidad, ya sea una luz directa o difusa.

En exterior debe ser cultivada en una zona donde toque el sol directamente o al menos durante una buena parte del día, en un suelo fértil o fertilizado con materia orgánica. El ficus auriculata aprecia el riego regular. Es capaz de adaptarse a una amplia gama de climas, convirtiéndose en caducifolia en climas templados e de hojas perennes en clima tropical. Es bastante rústica en el sentido de que no requiere muchos cuidados, solamente poda de formación, si es necesario, y recoger la fruta caída.

El ficus auriculata se multiplicado por semillas, esquejes y estratificación.

Otros tipos de ficus: