El ficus aurea es un árbol de la familia Moraceae también conocido como higuera estranguladora de Florida, higuerón o higuera dorada. El ficus aurea es una de las formas de vegetación más extrañas que pueblan los bosques australianos. Puede alcanzar más de 60 metros de altura y su sistema radicular, aunque muy escultórico, es bastante agresivo.

Ficus Aurea información

Sus raíces aéreas caen de sus ramas y al alcanzar el suelo, engruesan y se transforman en troncos complementarios que ayudan a soportar el peso de la copa del árbol. Este árbol perenne tiene hojas grandes, elípticas, coriáceas con un color verde oscuro entre 15-30 cm de longitud, que se disponen alternadamente en los vástagos de la planta. Sus higos miden entre 2-2,5 cm de diámetro y cambian de color verde a púrpura a medida que maduran. Aunque comestibles, sus frutos no tienen un gusto muy agradable, pero si que es apreciado por pájaros y otros animales e insectos.

Origen y cuidados Ficus Aurea

Originaria del Estado de Florida, Estados Unidos, del Caribe, México y América Central, el ficus aurea es una planta que requiere un serie de consideraciones previas a su cultivo.

De ser cultivada en exterior, es recomendable que sea plantada de forma aislada de otros árboles y también de áreas construidas ya que sus raíces agresivas pueden provocar grandes daños a las estructuras y tuberías subterráneas.

En este tipo de árbol, la germinación de la semilla se lleva a cabo en la copa del árbol hospedante. En otras palabras, en su hábitat natural el ficus aurea crece en la copa de otro árbol y cuando sus raíces áreas tocan el suelo, estos hecha raíces creando una especie de tronco y terminan por estrangular el árbol hospedante hasta que se convierte finalmente en un árbol independiente.

Esta planta es típica de los climas más cálidos y ahí donde se desarrollan en esplendor. Su cultivo requiere una tierra fértil y bien drenada, sin embargo, es una planta poco exigente de modo que si el objetivo es cultivarla en una maceta o un jardín privado, basta con utilizar abonos de amplio espectro para potenciar el crecimiento.
También necesita mucha luz, de modo que si la cultivamos en maceta deberemos ubicarla en una zona con luz natural y/o media sombra. El ficus aurea es sensible a las corrientes de aire y a las bajas temperaturas, por eso conviene alejar la maceta de las ventanas o aparatos de aire acondicionado o calefacción.